ABC del comportamiento

A veces nuestros perros tienen conductas que nos gustaría cambiar, o que no ocurrieran.

La base para cambiarlas es tener en cuenta que hay algo que desencadena la conducta. Que hace que esta ocurra. Estos son los Antecedentes. Y hay algo que pasa después de que la conducta se produzca. Estas son las consecuencias de la conducta.

Por ejemplo, nos acercamos al cajón donde tenemos la correa para sacarlo a pasear, nuestro perro comienza a saltar a nuestro alrededor por que se pone muy contento por que sabe que va a salir a la calle.

El antecedente es coger la correa, la conducta saltar, y la consecuencia salir a la calle.

Si queremos cambiar la conducta del salto, tenemos que cambiar los antecedentes o las consecuencias.

¿Pero como? ¿No lo saco a la calle?¿No cojo la correa?

Una sencilla solución sería que cambiar la consecuencia, si salta, no lo sacamos a la calle. Volvemos a meter la correa en el cajón. Sin embargo, si se sienta, le ponemos la correa y vamos a la calle.

Este ejemplo es aplicable a todas las conductas de nuestro perro. También tenemos que observar si nosotros mismos no estamos haciendo que una conducta se repita dándole una consecuencia deseable para el perro.

Por cierto… aunque hablemos de perros, esta teoría del comportamiento es aplicable a todos los animales. Gatos, gallinas y humanos incluídos 😉

ABC del comportamiento

 

Infografía de la artista Lili Chin de distribución gratuita para promoción de la educación canina con respeto.

Puedes encontrar más en http://www.doggiedrawings.net

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *