Intervención en el pleno del Ayuntamiento de Málaga

 

 

Realmente teníamos la esperanza de que Saco pudiera entrar en el pleno, pero no fue posible.

Realmente teníamos la esperanza de que Saco pudiera entrar en el pleno, pero no fue posible.

Asistimos al pleno del Ayuntamiento de Málaga para solicitar que los perros pudieran entrar en los transportes públicos de Málaga, así como lo hacen en otras muchas ciudades de España.

Esto es lo que dijimos en el pleno:

”  Mi nombre es Diana García, soy presidenta y fundadora de la asociación 
El Perro que Ayuda. Llevamos 5 años dedicados a las terapias asistidas 
con animales, en especial con perros. Llevamos a cabo esta actividad 
principalmente en Málaga, ayudando a colectivos como ancianos, enfermos 
de alzheimer, personas con Sindrome de Down, paralisis cerebral, 
psicóticos y otros.
En este tiempo hemos trabajado y trabajamos con entidades de prestigio 
como Cáritas, Amapacce, el mienisterio de interior dando servicio a 
internos en Centros penitenciarios, el centro asistencial San juan de 
dios y otras muchas que pueden dar fe de la ayuda que nuestros perros  
brindan a todo tipo de colectivo.
Lamentablemente, en ocasiones no podemos llevar a cabo nuestra labor 
debido a las restricciones de acceso a transportes y lugares públicos 
que sufren los perros en nuestra ciudad.
La perra que se ha quedado fuera, y a la que no se le ha permitido el 
acceso, ha ayudado a cientos de personas de todos los colectivos antes 
mencionados, y estas normativas privan a las personas de su derecho a 
ser atendidas.

Salco esperando en la puerta del ayuntamiento de Malaga

Saco esperando en la puerta del ayuntamiento de Malaga

¿Qué pasará si, como está previsto, ella y otros perros tienen que 
acudir a dar servicio a niños con cáncer y sus familias? ¿Quien les va a 
decir que si el coche del guía canino se estropea, se van a quedar sin 
asistencia porque este ayuntamiento va a la zaga, no solo de Europa y 
España, sino incluso de la provincia? ¿quien va a ir allí a explicarles 
que este ayuntamiento no deja que los perros vayan en transporte público?
¿Va a ir alguno de los presentes en el pleno a explicarle a un grupo de 
30 niños con transtorno del espectro autista que lo que llevan días 
esperando con ilusión no va a ocurrir? ¿Alguno de los presentes puede 
imaginar lo que significa esto para ellos?
Y no sólo estamos hablando de colectivos de discapacitados, sino de toda 
la ciudadanía. Según la normativa actual, se está discriminando a toda 
persona que no tenga un perro pequeño. Y aún quien lo tenga, tiene que 
ir con un transportin que puede que pese más que el perro. En 
definitiva, una ciudadana de 80 años que tenga un pequeño perro de 2 
kilos y medio, tiene que ir cargando con un transportín de cuatro si 
quiere dar un paseo por el muelle uno. ¿Es esto realista? ¿Va a hacerlo?
¿Y por qué tiene más derecho a pasear por el centro de Málaga una 
persona que tiene un Yorkshire a una que tiene un Galgo?
Además de no tener sentido alguno, la normativa es discriminatoria.
Otras asociaciones también apoyan esta moción. Asociaciones como Málaga 
Perruna o Ecologistas en Acción además de otras donde miles de 
ciudadanos reclaman esta necesidad.

Todas esperamos que este avance en la normativa se produzca ya. En el 
caso de El perro que ayuda, llevamos 5 años con dificultades para 
realizar nuestro trabajo por normativa del ayuntamiento de Málaga.
Miles de ciudadanos llevan años teniendo que coartar su vida, dejar una 
parte de ella en casa o limitar sus movimientos a su entorno cercano por 
una normativa que, insisto, no hay en otras ciudades.
No esperamos un estudio de viabilidad, ni una comisión de estudio, ni 
mayor demora. Llevamos años de retraso respecto a cientos de ciudades y 
no cabe más espera.
Saco ha entrado en residencias de ancianos, centros psiquiatricos, 
centros de menores y otros. En otras ciudades de España y del resto de 
europa los perros entran en hospitales y plantas de oncología. Sin 
embargo en Málaga, a día de hoy, en un pleno del ayuntamiento donde se 
va a tratar precisamente el acceso a perros, le prohiben la entrada a 
una perra de servicio, mientras un perro guía que se encontrara al lado 
podría haber entrado.
Hasta cuando este absurdo?
Es obvio que la normativa malagueña está obsoleta, probablemente por 
desconocimiento de quienes la desarrollan de los controles de zoonosis 
que tan eficientemente se llevan a cabo desde hace ya muchos años.
Los animales, como el resto de la naturaleza, son fuente de bienestar y 
salud.
Pedimos que se actualicen las normativas ya.

Gracias por su atención”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *